lunes, 12 de diciembre de 2011

Año Nuevo, Vida Nueva


Cada año nuevo para mí es una puerta que se cierra y otra que se abre. 
Un nuevo aire, una brisa distinta sobre nuestros rostros. 

Un cambio que nos acecha. Que nos persigue durante 364 días y finalmente, nos alcanza. 
Una nueva forma de ver la vida. Otra chance para cambiar la perspectiva

Es un recordatorio. Una advertencia del tiempo, que sigue corriendo aunque no nos demos cuenta. Un aviso de que la vida no es infinita, que no somos eternos. Que nada es para siempre. 

Es un recuerdo en la memoria. Una mirada al cielo y un brindis en silencio por los que no están. Es una renovación de la fe y la esperanza por los que están por venir. 

Es un nuevo balance de nuestras vidas. Es regresar la vista y ver todo lo que hemos atravesado y todo lo que nos falta. Es aceptar nuestro pasado, sonreírle a nuestro futuro y gozar de nuestro presente.

Es llorar de risa de nuestros errores y alegrarnos de haber aprendido de ellos. Es haber superado los obstáculos que nos presentó la vida. Es imponerse nuevas metas y objetivos. 

Es bajarse de la montaña rusa que es la vida, detener la vorágine y la adrenalina y replantearnos donde estamos y a donde queremos ir. 

Es vernos distintos, con otra mirada, sin habernos perdido en la transformación.
Es reencontrar nuestra esencia.

Es celebrar que estamos vivos y que tenemos otra chance para vivir intensamente.

"Disfruta sólo los placeres del momento"

No hay comentarios:

Publicar un comentario